Branding , la forma de comunicación corporativa que te diferencia, una imagen corporativa adaptada a los nuevos tiempos es éxito

Para empezar, Branding es la forma de tratar la Marca. Es el centro de todas nuestras actividades, todo nace y vuelve alimentando a la marca. Cada paso, cada acción, contribuye a su crecimiento. Así, todo debería comenzar por adaptar nuestra imagen de marca a los nuevos tiempos. Creando desde cero, o reestilizando la actual. Frente a una imagen consolidada, analizamos las posibilidades de conseguir mayor impacto. Cada expresión de nosotros debe tener un sentido, que nos lleve a posicionar la marca. Desde la papelería corporativa, nuestra web, catálogos, indumentaria, espacio de trabajo, acciones de marketing … además, no sólo enfocado a nuestros clientes, también al personal que lo hace posible.
Por lo tanto, hasta el último detalle cuenta.

El término MARCA es como un catalizador de afectos. como la suma de todas las sensaciones, percepciones y experiencias que una persona tiene, como resultado del contacto con una organización, sus productos y servicios.

Esta definición denota que una marca reside por encima de todo, en la mente de las personas, que acceden a ella a través de uno o varios de sus puntos de contacto.

El branding es parte de un proceso mediante el cual una organización presenta a sus diferentes audiencias su propuesta de valor de manera significativa y diferencial. Por lo tanto, Branding es el vehículo, la visión que una organización tiene de sí misma y debe  ser percibida y comprendida por los demás, clientes proveedores, personal de la empresa y la sociedad en general. Una estrategia de branding bien concebida, desarrollada e implementada, ofrece los siguientes beneficios para la organización:

En primer lugar. Propicia que los procesos de cambio se produzcan de manera más rápida y sencilla en el seno de la organización.

En segundo lugar. Facilita a la organización la tarea de comunicar a todos los públicos a quién tienen en frente, con quién están tratando, qué es, qué representa y qué significa, qué hace, cómo lo hace y porqué lo hace.

En tercer lugar. Permite a los representantes de la organización, explicar cómo están relacionadas sus actividades.

En cuarto lugar. Posibilita que todas aquellas personas que entren en contacto, o traten con la organización, comprendan sus valores y objetivos.

Y por último. Fomenta la consolidación de los mensajes que emite la organización, de manera que los mismos resultan más coherentes, eficaces y memorables.